Páginas vistas en total

martes, 16 de enero de 2018

¿RETIRADA?... VUELTA AL ORIGEN


   Una de las principales máximas del atletismo es, ¿te has retirado de una prueba?, Pues ya está, prohibido darle vueltas, no era el día y fuera... a seguir con la rutina.

   Aquí caben muchas frases motivacionales y es cierto que todas son válidas y ciertas... "un clavo saca otro clavo", "carreras hay miles", "lo importante es seguir entrenando", "no importa las veces que te caigas sino las que te levantes" y en esa línea la literatura es extensísima... a todos quienes corremos nos ha pasado, todos hemos tenido malos días. 
Excusas también hay miles, "no estaba al 100%", "estoy incubando algo", "no he dormido bien"," me apretaba la zapatilla", "no he recuperado del viaje", "la abuela fuma"...

   Ciertamente, nada de eso vale... después de una retirada es un día triste. Un día largo, muchos interrogantes, se nos pasan muchas cosas por la cabeza... ¿estaré entrenando bien?, ¿habré llegado pasado?, ¿empecé demasiado fuerte?... 
 Para plasmar todo lo que me ha pasado a mí por la cabeza en estas ocasiones necesitaría escribir un libro... y sería largo...
 Para ser francos nada de eso importa, una retirada nunca es por una simple causa, siempre hay muchas que se juntan. Es cierto que el cuerpo humano es muy variable e impredecible,  pero si uno se retira generalmente sólo hay un responsable... causas muchas, pero un único responsable... LA CABEZA.

EL MÚSCULO MÁS IMPORTANTE

   El atletismo es un deporte de competición, es importantísimo en competición tener muchísima fuerza mental. Los grandes campeones, las excelencias, las élites... todos comparten unas capacidades innatas insuperables, pero, por encima de todo, poseen un gen ganador incomparable.
Pero nosotros no somos excelencias, la mayoría de gente que interactúa en este blog somos atletas populares, corredores aficionados, pero no hemos de perder de vista algo importante. El atletismo es una forma de vida. Es un deporte que nos aporta muchísimo pero también es un deporte que nos demanda, nos exige vivir de una manera determinada, si buscamos el rendimiento INDEPENDIENTEMENTE DE NUESTRO NIVEL, nuestra vida, queremos o no, gira entorno a él.
   Es por ello que en competición nos exigimos, ¡claro! no hemos sacrificado fines de semana, entrenado con lluvia y frío, de noche, sacado entrenamientos duros a base de pundonor para luego no exigirnos en competición... eso no sería atletismo, sería otro deporte. Pero la cabeza se entrena y la fuerza mental se trabaja y se consigue sobre todo gracias a dos máximas de las que ya hemos hablado otras veces; La MOTIVACIÓN  y teniendo EXPECTATIVAS reales. Pero lo más importante para mantener la motivación, lo mas importante para tener una gran cabeza es realmente DISFRUTAR DE ESTE DEPORTE.

UN CASO PERSONAL

 Pues como siempre me gustaría compartir mi experiencia personal en este tema, esta vez gracias a una de las mejores lecciones que me han dado en los últimos tiempos, una lección de un atleta excepcional, capaz de correr sus últimas 3 medias maratones en 1h06 con 47 años y que está pulverizando todos los récords master como es Juan Antonio Cuadrillero... aquí está su historial atlético a fecha 2014 antes de todos sus últimos éxitos con Luis del Águila como entrenador... 
Ambos echamos el pie a tierra en los 10k de Valencia, si bien es cierto él con problemas físicos ya que no llegaba al 100% pero en mi caso por problemas 100% mentales.
Cuadrillero ganando la media de Segovia 2016. Foto de la web de vamos a correr

 Pero de esa conversación saco muchas lecciones que iré compartiendo, pero que debo dejar un pequeño tiempo en aplicarlas, pero no creo que ningún psicólogo hubiera podido ofrecerme mejor terapia, pues como la voz de la experiencia no hay nada. A lo que quiero llegar es que Juan me dió una clave que a veces deben darte desde fuera, pues la mente nos engaña, es más lista, va por delante y no nos deja ver la realidad... su frase fue "Ayer en la ida no te quise decir nada pero, te presionas mucho, antes de la carrera has corrido ya 2 veces, ese desgaste es brutal, es normal que salgas ya a la competición cansado"  
 Esa frase, en mi caso no puede ser más cierta, son muchas las cosas que he cambiado y me han cambiado y casi siempre para llegar al mismo resultado... rendir por debajo de lo entrenado. No todas las competiciones salen mal, a veces hay días buenos, pero la tónica general es rendir por debajo de lo esperado. Creo que es una situación por la que la mayoría de los atletas pasamos y que es ciertamente dificil de superar. Son muchos los atletas, muchos de gran nivel a los que esta situación les ha superado, son muchos los casos de los que he oido, y son muchos los atletas que observo tienen este problema... ya sabes... "ver la paja en el ojo ajeno", Y lo reconozco desde hace varios años es mi mal endémico, no estar a la altura en la competición importante. Llega la competición y los pensamientos negativos ganan la batalla a los positivos, los pensamientos negativos se imponen, te hacen dudar; dudar del ritmo de salida, ser conservador... y aún así las sensaciones no son buenas al correr, se junta todo y entramos en un bucle de difícil salida.

LA SOLUCIÓN

No quiero engañar a nadie... yo no tengo una solución mágica, ¡que más quisiera! Pero para solucionarlo es fundamental tener varias cosas claras. Primero ser conscientes del problema, reconocerlo, escuchar las señales pues son inequívocas, son las mismas del sobre-entrenamiento, son los mismos patrones:
  • Miedo a ciertos entrenamientos.
  • Evitar ciertos compromisos y competiciones.
  • Desgana y desmotivación
  • Ver la afición como una obligación
  • Buscar excusas
  • Auto engañarnos...
¿Y la solución?... no puede ser más simple... VOLVER AL ORIGEN... recordar por qué corremos... recordar lo que nos ha aportado este deporte, valorar lo que hemos hecho, sentirnos orgullosos, recordar las sensaciones, la de ganar (no siempre posible), la de batir marcca, la de vencer tus miedos, la de superación...

Como hemos dicho este deporte se convierte en un modo de vida y ciertamente nos ofrece unas lecciones impagables, nos fortalece, es como la vida... y entonces, ¿qué es la vida? Pues la vida no es otra cosa que enfrentarse a los problemas, mirarlos cara a cara, evitar la solución fácil y tirar siempre hacia delante,
Así que esas son las tareas que me esperan, volver al origen y enfrentarme a los problemas... espero poder contarlo... estoy seguro de ello.  De momento sigo con el plan que me había palanteado, hace tiempo que quiero bajar de distancia, me apetece, me lo pide en cuerpo... levo media docena de años en bucle. Lo he hablado con Luis y nos pondremos a ello. Estoy seguro que me lo voy a pasar pipa. Estoy a un mes de entrar en la apasionante etapa Master40 y en ella competiré con igualdad de condiciones y estoy seguro que me lo voy a pasar genial.
Como diría el gran Martin Fiz;
Nos vemos.... ¡CORRIENDO!

No hay comentarios:

Publicar un comentario